El examen para adquirir la nacionalidad

Nacionalidad española por residencia

En extranjería, en concreto en materia de nacionalidades, entra en vigor el 15 de Octubre de 2015, la ley 19/2014 de 13 de Julio, de medidas de reforma administrativa en el ámbito de la Administración de Justicia y del Registro civil.

Antes del 15 de Octubre del 2015:

(afecta a las solicitudes de nacionalidades antes de la entrada en vigor de la ley 19/2015)

 ¿Cuál es el motivo de un “exámen” o una entrevista personal para adquirir la nacionalidad española por residencia?

Para adquirir la nacionalidad por residencia, además de haber estado residiendo de forma “legal, continuada e inmediatamente anterior a la petición (Art. 22 C.c)” el individuo debe de poseer buena conducta cívica y mostrar un suficiente grado de integración a la sociedad Española.

Coloquialmente se ha llamado “examen de nacionalidad”, puesto que el residente debe demostrar que se ha integrado y adaptado a la sociedad española, este requisito solo puede obtenerse a través de una entrevista personal.

Este examen no se realiza en todos los registros civiles de España, es más aquellos que lo realizan no tienen un modelo oficial de preguntas. En definitiva, las preguntas versan sobre la cultura general, política, geografía, gastronomía española, etc.

Es altamente recomendado un abogado especialista en extranjería, para evitar trámites innecesarios, ya que sabrá con más exactitud el funcionamiento de cada registro.

¿Quién realiza la entrevista?

El Encargado del Registro civil, es competente para comprobar y dejar constancia en el expediente de nacionalidad, del grado de integración del peticionario, observado a lo largo de la audiencia personal.

¿Qué significa buena conducta cívica e integración a la sociedad española?

  • Buena conducta cívica: implica un comportamiento general de todo individuo en su conducta diaria y prolongada en el tiempo que va más allá del hecho de tener o no antecedentes penales o policiales.
  • Integración a la sociedad española: es la adaptación a la cultura y estilo de vida español, por ejemplo si habla castellano u el dialecto de la zona, estudios, actividades benéficas o sociales, conocimientos políticos, y demás que estime conveniente.

Se trata de un vacío legal, que no regula un modelo nacional de preguntas, sino que se basa en el criterio subjetivo del Encargado del Registro Civil, que sin embargo puede ser sometido a los Tribunales.

A partir del 15 de Octubre del 2015:

La disposición final séptima: regula el procedimiento para la obtención de la nacionalidad española por residencia.

Para acreditar el suficiente grado de integración en la sociedad española, se requerirá la superación de dos pruebas:

  • Una prueba que acredite el conocimiento básico de la lengua española (Nivel A2 o superior del Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas del Consejo de Europa, mediante la superación de un examen para la obtención de un diploma español como lengua extranjera DELE de nivel A2 o superior. Están exentos de esta prueba los solicitantes nacionales de países o territorios que el español sea la lengua oficial.
  • Una segunda prueba que acredite el conocimiento de la Constitución Española y la realidad social y cultural españolas (prueba CCSE)

Dichas pruebas serán diseñadas  y administradas por el Instituto Cervantes en las condiciones que se establezcan reglamentariamente.

Estarán exentos de la superación de las pruebas mencionadas los menores de 18 años y las personas con capacidad modificada judicialmente.

La iniciación del procedimiento o la solicitud de nacionalidad española por residencia está sujeto al pago de una tasa de 100 €.